¿Alguna vez has recibido un mensaje que te dice que tu paquete no ha podido entregarse y que para obtener detalles debes ingresar a determinado link o llamar a un número telefónico, pero tú ni siquiera hiciste tal envío? O bien, como ocurre desde hace algunos meses, ¿recibes por SMS y por WhatsApp uno o varios mensajes que dicen ser de Amazon ofreciéndote trabajo? Podría tratarse de un mensaje phishing; reconoce cuando se trata de ellos y evítalos, pues tu información personal podría verse seriamente comprometida.

¿Qué es el phishing?

El phishing consiste en una serie de técnicas en las que se trata de obtener un beneficio a costa de la integridad de unos datos personales. No se trata de algo nuevo, pues lleva funcionando casi 2 décadas; sin embargo, el internet es un medio y espacio mucho más habitual hoy en día, dada la constante interacción que representa.

Pero ¿cómo podemos ser víctimas del phishing? Podemos recibir mensajes de phishing tanto por correo electrónico, SMS, llamadas telefónicas o redes sociales.

¿Cómo obtienen mis datos?

Aquellos datos que vamos dejando, por ejemplo, en redes sociales, son aprovechados por los delincuentes para conocer a fondo quiénes somos, con qué tenemos contacto, etc. Así, no es raro que puedan saber cuáles son nuestros gustos, aficiones, lugares que nos gusta visitar, las personas, edad. Esto, desde luego, genera que cuando recibimos uno mensaje phishing, de momento nos parezca creíbles y hasta podamos caer en la trampa.

¿Cómo evitar el phishing?

Reconocer el phishing nos es demasiado complejo, pero en ocasiones nos dejamos llevar por las prisas y caemos. Por eso, tomar nota de estos consejos puede ayudarte a mantener el phishing a raya.

  • SMS o WhatsApp

Estos mensajes suelen tener como remitente un número móvil corriente o bien uno más largo y con prefijo de otro país. En ellos siempre hay un enlace que se nos invita a pulsar con mucha urgencia. Basta leer el contenido para saber que nos encontramos ante un intento de estafa. La prisa o la urgencia siempre es la aliada de los estafadores, por lo que ante un mensaje tan urgente, lo mejor es hacer lo contrario y tomárselo con calma.

Analiza la información, copia el contenido del mensaje y pégalo en el buscador que utilices. Seguro que obtienes información interesante y que te terminará de sacar de dudas.

  • E-Mail

Las claves para detectarlo son estas:

  • La redacción suele ser muy pobre. Hay expresiones poco comunes en nuestra lengua, y hay errores ortográficos y gramaticales.
  • Si el mensaje cuenta con logotipos, se nota que los tonos de los colores pueden ser diferentes o que las proporciones no son las adecuadas.
  • El remitente del correo usa un dominio de Hotmail, Gmail o cualquier proveedor gratuito. Es muy llamativo en el caso de empresas, ninguna de ellas se va a dirigir a ti desde un dominio no corporativo.
  • La prisa y la urgencia son las señas de identidad. Se te informa de que tienes una multa pendiente, de que tu cuenta bancaria está bloqueada o que se han suspendido unos servicios a los que estás supuestamente suscritos.
  • Los enlaces con los que cuenta el mensaje no tienen protocolo de seguridad https.

Por tanto, todos estos detalles nos están indicando que ese mensaje que hemos recibido no tiene credibilidad. Hacer un buen uso de los filtros de correo electrónico es la mejor medida, y si alguno se ha colado en la bandeja de entrada, marcarlo como correo no deseado para que no vuelva a pasar.

Fuente: Guía Universitaria.