Constantemente los emprendedores y empresarios se preguntan: ¿qué negocio iniciar? ¿qué ideas son buenas para emprender? ¿en qué industrias invertir?

Si bien es cierto que las respuestas a estos interrogantes deben analizarse desde diferentes perspectivas, uno de los factores más importantes a tener en cuenta es, sin duda, las tendencias del mercado.

Según Bill Gates«El secreto del éxito en los negocios está en detectar hacia dónde va el mundo y llegar ahí primero».

En este artículo, vamos a ver precisamente cuáles son esas industrias y tendencias de negocios que están definiendo el futuro de nuestro planeta. La idea es que tomes esta información como referencia para enfocar tus proyectos empresariales y ayudes a construir ese futuro.

Tendencias a tener en cuenta para crear negocios con futuro

Imágenes por Shutterstock

1. Inteligencia artificial (AI)

La Inteligencia Artificial, también conocida como inteligencia computacional, representa uno de los más grandes avances de nuestra época. Muchos expertos coinciden en que esta tecnología abrirá paso a una nueva era en la historia de la humanidad; aunque, los más pesimistas, vaticinan que ésta podría ser el fin de la humanidad misma.

Lo cierto es que, cada vez son más los avances en el desarrollo de la inteligencia artificial; en los próximos años, veremos surgir toda clase de startups dedicadas a desarrollar herramientas que aprovechen su potencial para automatizar y optimizar diferentes procesos.

Actualmente, la inteligencia artificial está siendo implementada en industrias como la automotriz, robótica, educación, e-commerce, publicidad digital, sector financiero y la exploración espacial, entre muchas otras. La realidad es que, las posibilidades de implementación de esta tecnología, son muchas.

2. Realidad virtual (VR)

La realidad virtual nos permite sumergirnos en entornos creados mediante tecnología informática. El acceso a dichos entornos se logra a través de dispositivos como gafas o cascos de realidad virtual, aunque también se han creado guantes y trajes especiales que permiten una mayor interacción con el entorno virtual.

Una de las empresas que más apuesta por esta tecnología es Facebook, que en el año 2014 compró Oculus VR por dos mil millones de dólares y recientemente generó controversia al presentar la tecnología Facebook Spaces realizando un viaje virtual a Puerto Rico luego del paso devastador del huracán María por la isla.

Aunque esta tecnología ya se ha implementado con éxito en el terreno del entretenimiento y de los videojuegos, su uso se ha extendido a muchos otros campos, como la medicina, la arqueología, el entrenamiento militar y las simulaciones de vuelo.

3. Energías renovables

Hace apenas algunos años las energías renovables parecían ser un lejano futuro, pero hoy son una realidad necesaria para reducir el impacto que los seres humanos hemos causado con el desmedido uso de energía proveniente de combustibles fósiles.

Algunas fuentes de energía renovable son: turbinas de energía, energía geotérmica, mareomotriz, molinos de viento y paneles solares. Aunque el negocio de las energías renovables requiere de una inversión elevadísima, está creciendo rápidamente.

Entre los negocios que se pueden emprender en esta industria, tenemos:

  • Fabricación o distribución y venta de:
    • Paneles solares
    • Calefones solares
    • Cocinas solares
  • Consultoría y asesoría en energías renovables, para ayudar a empresas e instituciones que quieran implementar estas fuentes de energía.
  • Investigación y desarrollo de energías renovables
  • Instalación y/o reparación de ductos de energía para el incremento del ahorro y la eficiencia; de techos con materiales para reflejar luz solar que absorban el calor; de calefones, cocinas e instalaciones solares; instalación y/o reparación de turbinas de viento.

La tendencia es que el uso de energías renovables es cada vez mayor y, aunque su costo de implementación es alto, su uso representa grandes beneficios a mediano y largo plazo.

4. Economía colaborativa

La economía colaborativa (sharing economy) representa un cambio cultural y económico en los hábitos de consumo, marcado por la migración de un escenario de consumismo individualizado hacia nuevos modelos potenciados por los medios sociales y las plataformas de tipo peer-to-peer (red-entre-pares o red-entre-iguales).

Airbnb (alojamiento compartido) y Uber (transporte compartido) son dos de los ejemplos más conocidos de plataformas de economía colaborativa, sin embargo, hoy en día ya existen plataformas que permiten encontrar desde choferes privados y tintorerías, hasta empleados del hogar y cuidadores de mascotas. A través ellas, millones de usuarios alrededor del mundo pueden compartir e intercambiar bienes y servicios de toda clase.

Compartir bienes y servicios con otras personas no es algo nuevo, pero si es algo que se ha potenciado en los medios digitales, gracias a los perfiles de usuarios, valoraciones, comentarios y otras herramientas que reducen las barreras de desconfianza e incentivan cada vez a más personas a ser parte de esta tendencia.

5. Internet de las cosas

Gracias al Internet de las cosas, podemos convertir (casi) cualquier objeto en un objeto inteligente, abriendo paso a un mundo de posibilidades para la creación de wearables y dispositivos que tienen por objetivo mejorar nuestra calidad de vida.

Algunos ejemplos de dispositivos que hacen parte de esta tendencia, son: relojes inteligentes (que podemos sincronizar con nuestro smartphone), smartbrands (que recolectan datos clave para saber el estado de salud del portador), thim (un anillo wearable que entrena al portador para dormir mejor despertándolo a intervalos regulares), knocki (un disco inteligente que permite al usuario asignar hasta 10 comandos de golpes distintos para controlar a distancia diferentes dispositivos) y gafas de realidad aumentada, entre muchos otros.

6. Fintech

A través de herramientas Fintech, las empresas dedicadas a ofrecer servicios financieros crean nuevos productos y logran optimizar sus costos y procesos, permitiéndoles llegar de manera efectiva e innovadora a más personas.

Según IEBS School, estos son los objetivos fundamentales que persiguen las empresas Fintech:

  • Ofrecer nuevos servicios financieros
  • Añadir valor sobre los servicios financieros actuales
  • Desintermediar productos financieros que pueden ofrecerse de persona a persona
  • Realizar de forma más eficiente (a nivel de costes) los servicios actuales
  • Permitir más acceso a servicios financieros (inclusión financiera), o permitir una mayor transparencia en la oferta financiera
  • Utilizar la tecnología para dar mejores soluciones a los servicios financieros

Algunos de los sectores impactados por los startups fintech, son: banca móvil, crowdfunding, criptomonedas, préstamos P2P, gestión del riesgo, pagos y transferencias, seguridad y privacidad, trading y gestión automatizada de procesos.

7. Negocios digitales

Si bien es cierto la industria digital no es nueva, también es cierto que su evolución ha sido constante y, hoy en día, el desarrollo su infraestructura ha abierto paso una amplia gama de modelos de negocios innovadores que hace algunos años eran impensables.

Los dispositivos móviles y computadoras actuales son mucho más potentes que los de hace una década. La velocidad de los servicios de internet se ha incrementado significativamente en los últimos años y, dentro de poco, llegarán las redes 5G. Las tecnologías con las que se construyen la web y las apps móviles están en permanente desarrollo. Los hábitos de consumo digital de las personas están cambiando radicalmente. El acceso a internet se ha masificado a un ritmo acelerado. Esta evolución constante, es la que abre paso a nuevas oportunidades de negocios.

Muchas de las aplicaciones y herramientas digitales que usamos diariamente, no existían hace apenas algunos años. Y, seguramente, en los próximos años seguiremos viendo surgir startups que aprovechen el desarrollo de la infraestructura digital, llevando las aplicaciones actuales a nuevos niveles o creando nuevas generaciones de ellas.

8. Comercio electrónico

Aunque el e-commerce hace parte de la industria digital, este sector merece un lugar aparte porque su éxito no solo depende del factor digital, sino también de la eficiencia logística.

Entre las tendencias e innovaciones recientes que hemos visto en comercio electrónico, podemos destacar: la implementación de chatbots para atender clientes de manera automatizada, uso de drones para la entrega de productos, desarrollo de los medios de pago, compras inteligentes y la integración entre el mundo online y offline.

Por ejemplo, Amazon, una compañía líder en el desarrollo de esta industria, el año pasado nos dejó ver cómo está rompiendo las barreras entre el mundo físico y el digital, a través de Amazon Go:

Amazon Go usa inteligencia artificial, machine learning y visión computarizada para recolectar información sobre sus clientes: a qué hora entran, cuánto tiempo pasan en la tienda, qué compran e incluso por qué no compran algo tras pasar varios minutos delante de una estantería.

Sin duda, en los próximos años veremos interesantes innovaciones en pro de hacer más fácil y agradable la experiencia de comprar usando medios digitales.

9. Blockchain

La tecnología Blockchain ha supuesto toda una revolución al permitir la descentralización y eliminación de intermediarios en diferentes modelos de negocios.

Esta tecnología es la que sustenta el Bitcoin, pero su implementación se ha extendido a otras industrias.

Power ledger, por ejemplo, es una compañía australiana que busca crear un mercado de energía renovable P2P. ¿Cómo funciona? Power Ledger permite a los usuarios comprar y vender electricidad entre sí, sin necesidad de intermediarios, gracias a la tecnología Blockchain. La idea es que las personas y negocios que estén produciendo energía renovable, puedan vender o compartir sus excedentes a otras personas o negocios; de esta manera, los productores generan ingresos y otras personas pueden obtener energía renovable a un menor costo.

Otra compañía que está haciendo cosas interesantes con Blockchain, es Storj, una plataforma de almacenamiento en la nube descentralizada que está a salvo de espionaje cibernético.

La tecnología Blockchain es tan versátil que, esperamos verla aplicada en un gran número de industrias en los próximos años, especialmente donde hay un intermediario para ser reemplazado.

10. Big Data

El concepto de Big Data hace referencia a conjuntos de datos que, por su tamaño (volumen), complejidad (variabilidad) y velocidad de crecimiento (velocidad), resultan difíciles de capturar, gestionar, procesar o analizar.

Por tanto, el reto en esta industria es desarrollar precisamente herramientas que permitan capturar, gestionar, procesar o analizar el Big Data, para poder transformar esa gigantesca cantidad de datos en información de utilidad.

Gracias a las herramientas de Big Data, las organizaciones pueden conocer mejor a sus clientes y a su industria, identificar nuevas oportunidades de negocio, tomar mejores decisiones y optimizar su rendimiento.

11. Small Data

En contraste con el Big Data, otro concepto que ha tomado importancia en el mundo empresarial es el Small Data, que se podría definir como la individualización y humanización de los datos. Mientras el Big Data te da una cifra acerca de un evento, tendencia o comportamiento concreto, a través del Small Data lo que buscamos son las causas, miedos, necesidades, emociones, deseos y expectativas detrás de esos eventos, tendencias y comportamientos.

Mientras que para el Big Data se usan herramientas informáticas avanzadas, el trabajo con el Small Data consiste en interactuar con los clientes en su entorno natural para tratar de conocerlo y entenderlo desde su perspectiva más humana. Por tanto, el componente humano es imprescindible a la hora de hacer Small Data, lo que abre paso a oportunidades de negocio relacionadas con la consultoría y la estrategia empresarial.

Expertos como Martin Lindstrom y Mike Walsh, coinciden en que cada vez será más importante para las empresas poder entender las razones y motivaciones detrás de los comportamientos de sus consumidores, y aquí es donde el Small Data juega un papel fundamental como complemento del Big Data.

http://www.negociosyemprendimiento.org 2017/11/industrias-negocios-futuro.html.