Una de las actividades económicas con mayor índice de crecimiento en nuestro país es indudablemente el Turismo, y es que nuestro país cuenta – según la ONU y la Organización Mundial del Turismo – con un amplio catálogo de atractivos tanto naturales como arquitectónicos, gastronómicos e inclusive intangibles (aspectos propios de los usos y costumbres que definen nuestra cultura).

Sin embargo en un inicio este crecimiento se dio sin mayor regulación o legislación en aspectos de conservación o preservación de aquellos recursos que hasta la década de los 70’s y 80’s se consideraban abundantes y casi inagotables: Los recursos naturales y ambientales.

Dada esta problemática empieza a desarrollarse justo en esta época mencionada el concepto de sustentabilidad, concepto referido a la preservación de estos recursos que empezaban a mostrar cierta afectación, el uso de suelo empezaba a modificarse de forma indiscriminada e indistinta según intereses particulares.

Turismo Sustentable: Factores de desarrollo.

Hablar de desarrollo sustentable es remontar a la década de los 70’s, aquella en la que se creía que el inventario de recursos naturales era basto y suficiente para hacer frente a la creciente demanda por parte de la población de nuestro país, la cual había denotado ya un aumento bastante considerable en los últimos 30 años.

“El concepto de desarrollo sustentable, nace a partir de la década de los 80´s y es fuertemente impulsado por las políticas liberalizadoras impuestas por los organismos financieros internacionales como resultado de la crisis de  deuda sufrida por los países en desarrollo en esa década. El nuevo modelo de desarrollo económico, impulsa las bondades del mercado como elemento facilitador del desarrollo, pues recordemos que uno de sus principales supuestos es que los mercados competitivos conllevan a asignaciones óptimas de los recursos. En este sentido, el modelo ha demostrado no ser lo suficientemente rápido, y en ocasiones francamente ineficaz, para conseguir los objetivos de un desarrollo económico benéfico para su población y para la evolución de los principales agregados económicos.”

En México uno de los destinos turísticos más demandados por los turistas, principalmente nacionales de todos los tiempos es indudablemente Acapulco, destino que en la década de los 70’s se convirtiera en uno de los puertos y playas más icónicas de nuestro territorio. Sin embargo tanto auge lo convirtió en un destino sobre explotado, por lo que, la idea de desarrollar nuevos destinos que permitieran temporadas de recuperación se volvía apremiante.

Durante la década de los 80’s, muchas economías de América Latina, entre ellas México se vieron envueltas en una falta de crecimiento, endeudamiento, crisis y sobre todo en un déficit del stock de los recursos naturales, razón por la cual el concepto de sustentable paso de ser una recomendación a una exigencia general.

“Este término acuñado en 1987 por la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el desarrollo llamada Comisión Brundtland, sobre el desarrollo sustentable, se define como aquel que “Satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades””.

Rentabilidad Económica e Importancia.

La actividad del turismo, como ya se ha mencionado, es una de las principales fuentes de ingresos en relación al PIB en nuestro país, por lo que puede ser considerada una herramienta de desarrollo que permite combatir o podría permitir combatir la pobreza a través de la movilización social misma que propicia la propagación y difusión de la propia cultura. En este marco podemos asegurar que la sustentabilidad quedaría supuesta a la correcta relación entre la sociedad y los recursos naturales para evitar la explotación y convertirla en aprovechamiento, que si bien es complicado dado que toda actividad realizada por el hombre tiende a afectar su entorno de una forma o de otra.

Sobre la relación turismo y desarrollo nacional sustentable, Guillermina Fernández y Aldo Guzmán plantean lo siguiente:

“No existe un proceso de desarrollo turístico equilibrado si aumentan las diferencias sociales y económicas en la sociedad o si se produce el beneficio excesivo de determinados grupos sociales o territorios frente a la marginación o empobrecimiento de otros… Todo esto trata, en suma, de impulsar el turismo con respeto al medio ambiente, evitando el deterioro [del] capital natural y cultural, pero buscando al mismo tiempo, incorporar a las comunidades locales al desarrollo.” (Fernández & Guzmán, 2003)

Como ya hemos mencionado, el turismo es de por sí generador de recursos económicos, producidos por el dinero que representan los gastos de los turistas con lo cual se crea un equilibrio en ña balanza del PIB, además de ayudar a impulsar regiones menos desarrolladas a través de programas implementados por la SECTUR y el FONATUR.

El turismo tiene también la importancia de coadyuvar al desarrollo y la difusión de la cultura de las regiones receptoras despertando conciencia respecto a la protección de zonas consideradas Patrimonio de la Humanidad, que por cierto en nuestro país son bastantes, revitalizando las tradiciones culturales de los pueblos y aumentando el nivel de conocimiento geográfico por parte de los visitantes y de los receptores, elevando su nivel educacional.

Otro aspecto importante del turismo se da en el ámbito ambiental, mismo que nos ocupa como factor primordial en este documento, y es que el turismo sustentable tiene como característica cuidar y preservar los recursos naturales en base a la legislación actual emitida por la PROFEPA.

«Para la OMT, este tipo de turismo»atiende las necesidades de los turistas actuales y de las regiones receptoras y al mismo tiempo protege y fomenta oportunidades para el futuro. Se concibe como una vía hacia la gestión de todos los recursos de forma que puedan satisfacerse las necesidades culturales, los procesos ecológicos esenciales, la diversidad biológica y los sistemas que sostienen la vida” (Organización Mundial del Turismo, 2000)

A continuación mencionamos algunas características que distinguen al turismo tradicional del turismo sustentable:

Turismo tradicionalTurismo sustentable.
Altos niveles de demanda en números masivos y concentrados estacionalmente.Respeto hacia el entorno donde se localiza. Poca modificación del paisaje.
Sobresaturación de la capacidad de carga de los atractivos (congestionamiento, falta de recursos, molestias en los residentes)Destinado a segmentos de demanda específicos y reducidos.
Poco respeto hacia el medio ambiente y hacia el paisaje (no se tiene en cuenta el entorno)Acentúa el interés por los espacios mejor conservados. Muy ligado a la naturaleza.
Alta dosis de artificialidad en el entorno y en el atractivo.Promueve otra clase de atractivos, más específicos y más diferenciados.
 Contacto por parte de los turistas, más intenso con las poblaciones y entornos locales, que le da un carácter más autentico a las experiencias y vivencias.
 Desde el punto de vista del turista es mucho más participativo, personalizado y exótico, requiriendo así de servicios altamente especializados.

(Fernández & Guzmán, 2003)

Casos de éxito.

Una vez que hemos establecido los factores que caracterizan al Turismo sustentable podemos entender fehacientemente lo que este desarrollo implica. Quizás es difícil vislumbrar casos de éxito al amparo de la sostenibilidad dado que algunos proyectos que al menos en la planeación parecían buenos como es el caso de Cabo Pulmo y el desarrollo de un CIP en esa zona durante el sexenio de Felipe Calderón, si podemos aventurarnos en señalar algunos programas que lo han tenido [éxito].

En mi caso particular, uno de los programas que ha cumplido con los factores aquí expuestos es el denominado Pueblos Mágicos. Este programa ha tenido como finalidad desde su instauración la de promover regiones icónicas de nuestra cultura a todo lo largo del territorio nacional, alcanzando en estos momentos la cifra de 26 comunidades que cuentan con esta denominación. Esta promoción ha conllevado la detonación de la economía en estas zonas atrayendo turistas ávidos de conocer los factores socioculturales de las comunidades receptoras.

El caso del Valle de Piedras Encimadas en Zacatlán, Puebla es una muestra de estos casos de éxito; la comunidad receptora se ha visto beneficiada con la instalación de comedores que prestan servicios a los visitantes y que son totalmente operados por comuneros de la región, lo que les ha permitido auto emplearse con actividades como guías de turistas, prestadores de servicios como paseo a caballo, renta de cuatrimotos, etc. Todas estas actividades supervisadas para que la afectación al entorno sea la menor posible.

Cerrando ideas… El desarrollo sustentable en el turismo requiere una aplicación efectiva de recursos provenientes de las entidades involucradas, como lo son, SECTUR, PROFEPA, SEMARNAT, CONABIO, etc. Dado que la integración de los factores analizados en este ensayo es imperiosa y fundamental. Las inversiones que se hagan por parte del sector público y privado también es sumamente importante, debemos entender que las utilidades obtenidas por esta actividad deben destinar un porcentaje a la reinversión y no ser gastadas totalmente.

Si bien es cierto que la participación consiente por parte de turistas, comunidades receptoras y autoridades es una condición fundamental para que la sustentabilidad en el turismo pueda consolidarse, esta debe darse poco a poco desde una formación de revalorización en la sociedad. El que los turistas entiendan que el entorno debe permanecer lo más exacto a la forma en que ellos lo encontraron es necesario para poder conservar nuestros recursos naturales para las generaciones futuras. El punto desde mi perspectiva no consiste en pensar que mundo dejamos a nuestros hijos, sino mejor dicho, que hijos le dejamos a nuestro mundo…

Referencias

Barkin, D. (1998). Riqueza, pobreza y desarrollo sustentable. México D.F.: Jus y Centro de Ecología y Desarrollo.

Barkin, D. (2000). Social Tourism in Rural Communities: An instrument for promoting sustainable resource management. México, D.F.: UAM Xochimilco.

Delgadillo, J. L. (2007). El Desarrollo Sustentable en México (1980-2007). Revista Digital Universitaria.

Fernández, G., & Guzmán, A. (octubre de 2003). Informar, sensibilizar y educar para un turismo sostenible. Obtenido de Congreso Internacional de Turismo Cultural NAyA: http://www.naya.org.ar/turismo/congreso2003/ponencias/Aldo_Ramos2.html

Organización Mundial del Turismo. (2000). Turismo: Panorama 2020 Volumen 2. Madrid, España: Dibe, S.L.

Jardon U. Juan J. (1995). Energía y Medio Ambiente una perspectiva económica y social. Edit. UNAM, México. Pág. 100

De acuerdo al programa implementado por la UNESCO.